Panamá crea cinco nuevas zonas francas para generar millonaria inversión

Las nuevas zonas francas, según confirmaron este jueves fuentes oficiales, estarán ubicadas en las provincias de Panamá, donde está la capital, Chiriquí, limítrofe con Costa Rica, y Herrera, en el centro, y se sumarán a la ya existente Zona Libre de Colón -cerca de la entrada del Caribe al Canal de Panamá-, el área libre de impuestos más grande del continente y la única del país centroamericano.

Estas zonas  se convertirán en “fuentes importantes de crecimiento económico en regiones vulnerables del país, fortaleciendo la oferta logística nacional, la transferencia de conocimientos, la incorporación de nuevas tecnologías en los procesos productivos”, dijo el ministro de Comercio e Industrias (MICI), Ramón Martínez.

Martínez detalló que tres de estas cinco “se dedicarán a la agroindustria”.

En la provincia de Panamá, en concreto en el área este, construirán dos instalaciones, “la Zona Franca Agroindustrial de Panamá”, ubicada en Pacora, y “la Zona Franca Aristos”, en el distrito de Chepo, el Puerto de Coquira, en la desembocadura del río Bayano, más una tercera ubicada en Panamá Centro.

“Agroindustrial de Panamá será la zona franca más grande del país hasta el momento, y promoverá la producción agrícola comercial durante todo el año, sin importar la época en que se esté, utilizando 95% menos agua que la producción en campo actual e incorporando el concepto de agricultura en vertical”, añadió Martínez.

El ministro explicó que “igualmente, funcionará como un clúster en donde las empresas van a colaborar entre sí en materia de producción agroindustrial, incluido el procesamiento y manufactura; entre otros beneficios”.

“La Zona Franca Aristos contribuirá al fomento del sector agropecuario y pesquero en el área, a la creación de 1.050 empleos directos, así como a promover el nuevo régimen especial para empresas multinacionales de manufactura (EMMA)”, declaró Martínez.

Esta “zona franca va en línea con los objetivos planteados por el Gobierno Nacional para esta localidad”, pues así el Gobierno continuará con el “compromiso de ayudar a los diversos sectores productivos a colocar sus productos, no sólo en el mercado local sino también en el internacional, y aumentar las exportaciones de productos panameños, creando oportunidades para la provincia de Darién -la selva fronteriza con Colombia- por su cercanía a esta zona franca”.

En la zona de Panamá Centro, se creará la Zona 1 de la Terminal Industrial de Juan Díaz, un centro de almacenamiento de mercancías, manufactura y actividades logísticas, que aportará “cientos de empleos” a ese sector en las afueras de la capital.

En Herrera se construirá la Zona Franca Las Cabras, en Pesé, enfocada en “actividades agroindustriales, creación de un clúster de cadena productiva, procesamiento de biomasa, manejo y tratamiento de residuos urbanos como fuente generadora de energía”.

Y en Chiriquí, la Zona Franca Global Logistic, en Distrito de Bugaba, y estará dedicada a “empresas relacionadas al comercio internacional hacia Centroamérica, aportando más de mil plazas laborales”.

“Cada una de estas zonas francas impactarán positivamente la economía del país, tal y como se prevé con estas y otras acciones que realizamos como parte del plan de reactivación económica que lleva el Gobierno Nacional”, dijo Martínez.

Las contrataciones en las zonas francas, la relación actual es de 93,7% de mano de obra local versus 6,3% de mano de obra extranjera, según la información oficial.

El Parlamento de Panamá aprobó el pasado agosto la “Ley EMMA”, una normativa especial que busca atraer multinacionales manufactureras, y en octubre, también aprobaron un programa de permanente por razones económicas para inversionistas calificados que intenta atraer inversionistas extranjeros de alto patrimonio.

Con estas acciones, el Gobierno de Panamá busca superar el golpe económico de la pandemia, que, según previsiones del propio Ejecutivo, el PIB caerá entre un 9 y 14 %.

 

Fuente: https://forbescentroamerica.com/